Dirección: Km 112 via la mesa Bogota Girardot

Telefono: 57-1-6360866

Celular: + 57 320 267 4735    +57 315 731 3372

Email: Comercial@haciendaelcucharo.com

Servicioalcliente@haciendaelcucharo.com

  • Hacienda El Cucharo

NUTRACEUTICOS Y LA CALIDAD DEL SEMEN BOVINO



La nutrición es uno de los diversos factores que interviene en la homeostasis de los bovinos, siendo casi determinante en la expresión del potencial genético y la reproducción.

Dietas deficientes en energía, minerales, fibra, proteínas y grasa afectan el desempeño productivo y reproductivo de los animales.

Funston y Filley en 2002 plantean la importancia de la adecuada nutrición para el desempeño reproductivo en toros de carne, y mencionan la posibilidad de mejorar las dietas de los reproductores mediante suplementación de lípidos para incrementar la energía en la dieta, con efectos directos positivos en la reproducción de animales de carne independientemente de la contribución energética. Diferentes ácidos grasos han sido estudiados y han demostrado que los derivados de vegetales son las fuentes más comunes de administración y suplementación, entre ellos el girasol, algodón, arroz, soya y linaza.

Estos son metabolizados en el rumen, aunque algunos logran pasar de manera directa. Arruda et al, 2010 menciona la importancia de optimizar las rutas metabólicas y el uso de estos nutrientes que la industria farmacéutica ha puesto a disposición de los productores. Estas sustancias se pueden clasificar en: probióticos, prebióticos, alimentos ricos en nitrógeno y azufre pigmentos, vitaminas, compuestos fenólicos, ácidos grasos poliinsaturados y fibras. Estos grupos de alimentos traen beneficios a la salud y ayudan en la prevención y control de algunas enfermedades, inclusive con efectos antioxidantes.

Algunos autores mencionan los diferentes factores que intervienen en la espermatogénesis y la variación existente entre razas y condiciones medioambientales, sobre todo, en condiciones tropicales, donde pueden existir diferencias cualitativas en el semen, estrés calórico, prácticas de manejo, estatus nutricional y, especialmente la calidad de las pasturas (Aurelio, 2008).

Los Omegas 3, 6 y 9 participan de manera importante en la criopreservación del semen, la habilidad de resistir el “shock” térmico del esperma de diferentes especies de animales, depende de los lípidos presentes en la membrana (Arruda et al, 2010; Brinsko et al, 2005). Así mismo, esta membrana no solo influye en la respuesta del espermatozoide al enfriamiento y congelamiento, también juega un papel importante en la fisiología del proceso de fertilización (Ladha, 1998).

El semen de las especies animales domésticas contiene altos niveles de ácidos grasos poliinsaturados, en particular omega 3 y 6. Los niveles de estos ácidos grasos en las especies animales en la dieta pueden traer consecuencias a nivel reproductivo, tal como lo demuestra Maldjian et al, 2003 y Brinsko et al, 2005. Por esto es que es importante tener en cuenta que la alimentación de los animales destinados a la reproducción contenga niveles adecuados de estos ácidos grasos o, en su defecto, adicionar un suplemento oral o parental que cubra este déficit.

Trabajos realizados en equinos demuestra que la suplementación con ácidos grasos en sementales aumenta la motilidad y la velocidad de movimientos de los espermatozoides, lo cual es un parámetro a tener en cuenta en las pruebas realizadas en animales destinados a la reproducción (Brinsko et al , 2005). La industria en general cuenta en el mercado con diferentes nutraceuticos que suponen optimizan el aprovechamiento de los nutrientes por parte del animal, afectando positivamente el rendimiento de los animales. Por esto es que se debe evaluar la administración de complejos vitamínicos y aditivos en las dietas, con base en lo expuesto anteriormente, hacer evaluaciones antes de comenzar a utilizar un producto para determinar si el animal lo necesita o si se deben realizar otras pruebas de laboratorio para confirmar o descartar otras causas que afecten el rendimiento de los reproductores. Así mismo, la respuesta a los nutracéuticos ocurre de manera individual, influyendo la raza, edad, propósito, ambiente y factores nutricionales.

Resumen adaptado del periódico CEBÚ AL DÍA ed. 18


29 vistas